http://davidespinosa.es/joomla

GESTIÓN DE CAJA Y BANCOS PDF Imprimir E-mail
Escrito por DAVID ESPINOSA   
Martes, 07 de Junio de 2011 18:20

La gestión de tesorería es el conjunto de actuaciones que la empresa lleva a cabo, para organizar sus cobros y pagos de tal modo, que siempre pueda hacer frente a sus obligaciones, y rentabilice al máximo sus excedentes.


Para ello, la empresa intentará mantener un saldo óptimo de tesorería, que responderá a los siguientes motivos:


a) Motivo de transacción: para hacer frente al pago de las operaciones que constituyan su actividad.

b) Motivo precaución: pues la empresa debe mantener un nivel de tesorería superior al necesitado para las transacciones, con objeto de hacer frente a eventuales problemas de liquidez motivados por imprevistos.

c) Motivo especulación: para aprovechar ciertas inversiones que pueden surgir, no propias de su actividad principal, pero con elevada rentabilidad.

 

En cualquier caso, una buena gestión de tesorería exige un minucioso análisis de la misma, desde un punto de vista estático y dinámico.

 

Dentro de la gestión de tesorería, podemos diferenciar la gestión de caja y la gestión de las cuentas bancarias.

 

La gestión de caja.

 

En la gestión de caja, es muy importante la llevanza de un libro registro voluntario, donde se anoten diariamente todas las entradas y salidas de dinero en efectivo, así como los cheques entregados por deudores de la empresa, que permanezcan provisionalmente en la caja hasta su ingreso en las cuentas bancarias.

 

Las anotaciones que se efectúen en el libro registro de caja, se trasladarán al libro Diario, y posteriormente al libro Mayor.

Un modelo de libro registro de caja podría ser el siguiente:

LIBROCAJA

Una eficiente gestión de caja implica, entre otras cosas:


a) Designar a un responsable de las operaciones de caja, y a un sustituto del mismo, debiendo anotar éstos las operaciones de forma diligente.

b) Prever, con tiempo suficiente, los pagos y los cobros en efectivo que se van a efectuar cada día.

c) Procurar que todos los cobros y pagos se encuentren justificados documentalmente a través de recibos.

d) Efectuar diariamente, al término de la jornada, un recuento y un arqueo de caja.

 

El recuento de caja consiste en inventariar el dinero existente en la caja física, contando los billetes, monedas y cheques, y obteniendo la suma total.

 

Por su parte, el arqueo de caja consiste en comprobar que la suma total que arroja el recuento, coincide con el saldo del libro registro de caja y con el saldo resultante de los justificantes de cobros y pagos.

 

Las equivocaciones al cobrar o al pagar, los errores en la redacción de los recibos o del libro registro de caja y los extravíos u omisiones de los propios recibos, son algunas de las causas que pueden provocar que no se produzca tal coincidencia.

 

En el caso de no poder subsanar los errores, hay que realizar una anotación en el libro registro de caja que corrija la diferencia de saldos.

9.1


La gestión de las cuentas bancarias.

Las empresas suelen depositar parte de su dinero en entidades bancarias. De ese dinero, solamente tiene la consideración de tesorería, el que se encuentra materializado en cuentas corrientes y en cuentas de ahorro, ya que éstas se caracterizan por su disponibilidad inmediata.

 

Es práctica habitual en las empresas, llevar un libro registro voluntario por cada cuenta bancaria, donde se irán anotando los distintos movimientos (domiciliaciones, transferencias, cheques, etc.) que se refieran a la misma.

Un modelo de libro registro de cuenta bancaria podría ser el siguiente:

LIBROBANCOS

 

La gestión de las cuentas corrientes (que son las más utilizadas por las empresas) requiere, entre otras cosas:


a) Cumplir las recomendaciones de las entidades bancarias, a la hora de usar los cheques.

b) Comprobar que todos los cheques emitidos se reflejan en la hoja de control del talonario e inmediatamente se anotan en el libro de bancos.

c) Registrar en el libro de bancos, por medio de los extractos bancarios, cualquier otra operación hecha a través de cuenta corriente: domiciliaciones, transferencias, letras, etc.

d) Archivar los extractos bancarios por orden cronológico.

e) Efectuar conciliaciones bancarias periódicas.

f) Prever, con la suficiente antelación, los posibles descubiertos que se puedan producir en la cuenta corriente, para tomar las medidas necesarias.

 

Conciliar una cuenta bancaria consiste en comprobar que los movimientos y los saldos anotados en el libro de bancos, coinciden con los que aparecen en los extractos que, periódicamente envían las entidades bancarias.

 

Cuando haya diferencias, habrá que buscar sus causas. Aquéllas se pueden deber a: a) cheques emitidos por la empresa y anotados en el libro correspondiente, pero que aún no han sido cobrados; b) transferencias o domiciliaciones, no anotadas en el libro de bancos, al no tener la empresa constancia de las mismas; etc.

 

9.2.

 

Otros artículos relacionados:

 

TESORERÍA Y FLUJOS DE CAJA

PRESUPUESTO DE TESORERÍA

Última actualización Miércoles, 29 de Junio de 2011 17:18
 

ENCUESTA

¿QUÉ TE PARECE ESTE PORTAL DOCENTE?
 

¿QUIÉN ESTÁ CONECTADO?

Tenemos 25 invitados conectado

ERES EL VISITANTE Nº

site hit counter

Distintivo de Buena PrácTICa 2.0

COMPARTE ESTO

ALGO PASA CON TWITTER

ACCESO ALUMNOS



Distintivo de Navega. CeDeC

TRADUCE ESTA PÁGINA

 

PORTAL EDUCACIÓN JCCM

PORTAL_EDUCACION


Portal de Educacin